Micaela, 45, chica para todo

Los perros en Madrid

Micaela adora a los perros y sentía que en Madrid no encontraba ningún directorio decente de locales a los que ir con su perro, por lo que montó SrPerro.com. Quedamos en un bar perruno como La Piola para que me cuente cómo trata Madrid a los animales urbanos.

-Hoy ha sido un día horrible de lluvia y atascos y pensaba que si ya a veces Madrid es una ciudad complicada y difícil para los humanos, cuánto será para los perros.
-Cuando llueve desde luego. Pero lo peor es si el atasco hace que su dueño llegue más tarde a casa y encima cabreado…eso sí es un daño colateral de Madrid para los canes.

-Aparte de que Madrid es una ciudad complicada en cuanto a espacios para perros.
-Sí, pero por ejemplo en Barcelona se quejan de que tienen menos parques que Madrid. Madrid es complicada por ciertas cosas, pero en zonas verdes está muy bien. El único punto positivo de Madrid en cuestión perruna es que hay bastantes parques y que hay horarios en los que puedes soltar al perro en cualquier parte, no solo en la zona canina. Eso lo quisieran muchas ciudades, aunque a cambio no puedas usar el transporte público con tu perro.

-Algo que también es difícil, cuando te paras a pensar desde el punto de vista de los perros, es el tema de hosteleros realmente bordes que existen en Madrid. Imagino que te habrás encontrado con situaciones realmente incómodas con tu perro aquí.
-Sí, intento destacar lo positivo, porque así me mejora el día a mí y a los demás, aunque tengamos una lista negra de, por ejemplo, terrazas donde te echan si vas con perro. Yo no hago nada por alimentarla, pero la gente nos pasa pistas negativas.

-Entiendo que también habrás tenido anécdotas muy positivas.
-Sí, todos los días. Cuando voy de rastreo buscando nuevos negocios perrunos veo sitios creados con mucha ilusión y al final se te pega. Tiendas pequeñas, nuevos bares… charlar con gente que hace lo que le gusta con ganas te carga las pilas. Para mí eso es lo chulo.

-Desde el punto de vista privado, de hosteleros, tiendas y demás, si el 0 fuese poco perruna y el 10 fuese muy perruna, ¿dónde está Madrid?
-Yo le daría un 6, aunque en España no hay ningún 10; Gijón por ejemplo es un 8, es increíble. Con la crisis, mucha gente ha empezado a aceptar perros en su negocio con tal de tener clientes. También han abierto nuevos lugares con una mentalidad distinta, más abierta. Donde son simpáticos con los perros son, seguro, más simpáticos también con las personas. Además si llevas a tu perro es porque sabes que se comporta, que no se va a poner a ladrar: la presencia de un can genera buen rollo en general. Yo creo que los canes humanizan Madrid y nos hacen sonreír más, que falta nos hace.

-Me decía Ícaro en nuestra conversación que, en cierta manera, los hipsters han recuperado ese cariño por los oficios, lo cual es algo que seguro habrás notado en tu directorio.
-Sí, sin duda. Pero lo mío es un directorio un poco sui generis porque el directorio es muy personal. Además, cuando de repente tengo un sitio que es chulo y un día veo que ha cerrado me da una pena terrible, te crea un vínculo emocional. Pero conste que no solo hipsters abren estos nuevos negocios.

-Lo cual me lleva a que me cuentes un poco a que me cuentes cómo nació hace dos años SrPerro.
-Pues casi por egoísmo, me gustaba salir de tapas con mi perro y solo sabía dónde podía ir con él en mi barrio. Además, cada vez que buscaba información sobre canguros caninos o paseadores me volvía loca, encontraba muchas páginas que eran marketing puro pero ninguna que me solucionase la vida como dueña de perro. No existía un directorio con información organizada y presentada de manera fiable. Por eso en la web insisto mucho en que solo se publiquen fotos reales de los negocios: creo que los logos son muy monos pero despersonalizan y lo que quiero es que en SrPerro la información resulte humana y útil. Y para conseguirlo al final hago de todo, pero de todo en la web: escribir, hacer fotos, marketing, atención al cliente, redes sociales… ¡si hasta hago yo las chapas personalizadas que vendemos!

-Mi duda, como no dueño de un perro, es si existe en Madrid ese sentimiento de dueños de perro para hacer cosas en su conjunto, a nivel asociativo, o gente que intenta hacer algo para mejorar la situación de los perros y sus dueños en Madrid.
-Es normal que los que tienen perro se junten en los parques cercanos y al final mucha gente tiene amigos “de los perros”. A veces conoces el nombre del perro pero no el nombre del dueño; no son asociaciones pero los perros sí crean vínculos y esos grupos perrunos también se movilizan si hay algún problema concreto en su zona. Claro que lo contrario también es curioso: si tu perro se lleva mal con otro can, capaz que tú te lleves mal con el dueño.

-Luego está aparte el tema de las protectoras, que organizan la San Perrestre…
-El Refugio organiza la San Perrestre en Navidad. Y desde hace un par de años también hay otra carrera solidaria en Madrid, el Perrotón. Ambos son eventos realmente divertidos. Es verdad que las protectoras están tratando de montar cosas cada vez más originales, concursos de chuchos, fiestas de fin de verano en piscinas públicas, flash mobs con perros… La gente está feliz de pasar un buen rato con sus canes y si, además, sienten que ayudan a otros perros, disfrutan todavía más.

-Por lo que, cuantos más perros haya en una ciudad, ¿mejores ciudadanos tendremos?
-La gente se preocupa porque sus perros estén más educados y, al final, que tu perro esté más educado te permite hacer más cosas e ir a más sitios. En mi caso, Colega se conoce el barrio y a veces se mete en tiendas donde sabe que hay chuches para perros.

-¿Qué debería mejorar Madrid para ser una ciudad más perruna?
-Lo primero, el transporte. Si tú tienes un perro de más de 12 kilos, un peso que no puedas llevar encima sin dejarte la espalda, ya no puedes ir en Metro o Bus por muy educado que esté. Eso te complica la vida un montón. Hay que encontrar un equilibrio; en Barcelona acaban de abrir el Metro a los perros, tienen que ir con bozal y no pueden ir en hora punta, lo cual es normal porque el Metro va como una lata de sardinas, pero es un avance genial. ¿Por qué no hacer lo mismo en Madrid? Luego hay historias prácticas del día a día, multitud de edificios públicos o bancos donde no puedes entrar con perro y normas arbitrarias como que puedas ir a Correos en Cibeles pero no a muchísimas otras oficinas de Correos… Hay mucha prohibición arcaica que nadie se molesta en cambiar. Tener perro sigue suponiendo una complicación adicional y dado que la tasa de abandonos en España es de las más altas de Europa, cuantas más trabas eliminen, más gente se animará a adoptar.

Cuestionario

Dónde comer en Madrid: Ganz Café, en la calle Almadén, porque son perrunos y simpáticos, el sitio es precioso y se come muy bien. Muchos de los restaurantes que han abierto últimamente son clónicos; Ganz no lo es.

Dónde disfrutar de Madrid: En la zona del Madrid de los Austrias, cualquiera de los barrios históricos, entre semana. No hay apenas gente y se puede disfrutar verdaderamente, es como haberte mudado a otra ciudad porque siempre descubres algo nuevo.

Dónde desconectar de Madrid: El Retiro, porque aunque no tengas perro, si vas entre semana cuando no hay nadie es una gozada, aunque esté lloviendo.

Un barrio de Madrid: El Barrio de las Letras: hay mucha vidilla, cada vez más tiendas, bares y espacios chulos pero mantiene la esencia de barrio. La gente se saluda por la calle, en parte gracias a los perros.

Un consejo a alguien que no conoce Madrid: Que pasee y aparque el móvil. Si se pierde, que pregunte a alguien y aproveche para charlar en vez de volver a sacar el móvil. Así conocerá gente.

También te interesará

Déjanos tu e-mail para avisar de nuevas e interesantes conversaciones en El Madrid De: