Mercedes, 53, decoradora de interiores

Madrid es gris azulado verdoso

Mercedes nos habla de Madrid, sus edificios, sus interiores y la necesidad de integrar el arte en las calles. Como coordinadora de Diseño de Interiores del IADE de la capital tiene mucho que decir al respecto.

-¿Eres madrileña? ¿De qué barrio?
-Pues nací en San Francisco de Asís, cerca del barrio de Salamanca.

-¿Y has apreciado cambios significativos en el barrio?
– Pues nací hace 53 años así que sí, he notado cambios. Cuando yo nací había bulevares en Velázquez, la gente paseaba por el centro de la calle, había más árboles, menos coches, era más bonito.

-¿Algún barrio que te guste en especial?
-Me encantan Chueca y el Barrio de las Letras, como barrios de gente muy cool, tiendas bonitas, los alcorques de los árboles están bien puestos, los propios vecinos ya tienen la conciencia de limpieza y cuidado. Aparte del barrio de Salamanca que es muy agradable para vivir, aunque no me guste especialmente.

-En cuanto al estilo de Madrid. ¿Cuál dirías que es? ¿Sigue a otras ciudades europeas?
-Diría que estilo es más París que Londres y es muy parecido a Roma. Por el estilo de gente a Roma, por el tipo de arquitectura París y siempre hablando del centro de la ciudad. Me refiero al trazado de sus calles, los parques como el Botánico o el Retiro, cómo se incorpora la naturaleza a la ciudad.

-Me sorprende esa comparación con estas ciudades europeas porque hablando con Guillermo y Felipe nos comentaban que Madrid era un poblachón manchego ¿crees que es así?
-No estoy de acuerdo. Es una ciudad con muchos siglos de vida, mucho arte en las calles y con arquitectura de nivel. Edificios maravillosos con fachadas increíbles y unos trazados urbanísticos de calles bastante bien organizados y establecidos. Si por ejemplo, vienes de ciudades como Nairobi o México, luego ves Madrid desde el avión como algo maravilloso. Me parece una ciudad muy agradable para vivir, muy humana. Una ciudad con mucha clase, dentro de las ciudades españolas la que más.

-¿Algún ejemplo concreto que escenifique ese estilo?
-Los hoteles Ritz y Palace, toda esa plaza entera de edificios. Aparte del Madrid de los Austrias con unas casas palacio maravillosas con portales alucinantes. ¿Sabes una cosa que es muy característica de Madrid que a mí me gusta mucho? El trabajo de ebanistería de las puertas de los portales de las casas, son alucinantes. Hay cosas que ya no se pueden hacer. Había mucho oficio aquí de carpinteros, herreros, cerrajeros que han hecho grandes trabajos. La calle Velázquez, desde el Retiro hasta casi el Nodo, cada casa es más alucinante que la anterior. La carpintería de las ventanas, los portales, los pasos de carruajes, hay jardines interiores increíbles dentro de las propias manzanas del barrio Salamanca. Antes en ese barrio todas las casas eran como el jardín de Serrano de ahora, aunque luego ya se lo han cargado como ocurre con edificios como Canalejas. Acaban de vaciar el edificio y han dejado sólo el cascarón y es un edificio que cada puerta te podría costar hacerla- sin exagerar mucho- 30.000 euros. Puertas de caoba impresionantes, de un trabajo de ebanistería de esos oficios que ya no queda porque siempre han sido oficios muy tradicionales. Los hijos seguían los oficios de los padres y ha funcionado muy bien, pero ya se ha perdido.

-Y en relación a este boom de restaurantes con comida contemporánea, hablemos de la realización de pop-up stores. ¿Madrid se está modernizando?
-Madrid se está abriendo a nuevas propuestas de gente que viaja que ve lo que pasa en París, Londres o Nueva York y que aplican teorías que son divertidas y funcionan. Por ejemplo, el barrio de Chueca que mencionábamos antes me parece divertido, no bueno. Está lleno de luz, color. El barrio de las Letras es interesante, están todos los anticuarios y las tiendas así más cool y en Chueca es más ropa y restaurantes.

-Entonces no piensas que en algunos aspectos Madrid está perdiendo la identidad.
-Para nada, simplemente está evolucionando como evoluciona todo, no es una ciudad que se duerma o se pare.

-Respecto a tus proyectos realizados en la ciudad recuerdo la salamanquesa hecha con CDs en el hotel Vincci Soho…
-Sí, en principio era una instalación para 4 días para un evento que se llama DecorAccion de Nuevo Estilo. Y junto la asociación de comerciantes del barrio de las letras montamos esa instalación utilizando CDs de Spot, una filial de Telefónica que iba a tirar millones de CDs y entonces los utilizamos para hacer esa piel con cara de salamanquesa. Y cuando la fuimos a quitar nos dijeron que no, tanto la asociación de vecinos como de comerciantes se opusieron y ahí sigue.

-Entonces estas iniciativas son buenas….
-Buenísimas, de hecho el otro día ví un tour de 50 chinos que habían ido expresamente a hacerle fotos a la salamanquesa. Además han intentado comprarla muchas, muchas veces.

-Si estas iniciativas dan vida a la ciudad y atraen turismo, ¿por qué no potenciarlas también desde la administración?
-El ayuntamiento lo que hace es que tolera en cuestión de permisos, licencias, incluso logística. Es decir, al año siguiente hicimos una ballena hecha con botellas de Fanta de 17 metros de largo en la Calle del Prado. En esa ocasión la policía cortó las calles, así es mucho más fácil. Pero sí que estaría muy bien que se hicieran más propuestas no sólo en Navidad o en ferias de decoración sino que se incorporara más en la ciudad.

-En una de nuestras conversaciones Javier, componente de Boa Mistura, nos contaba como el ayuntamiento estaba quitando la micropoesía de los pasos de cebra. El arte no termina de integrarse con la ciudad…
-Efectivamente, en ciudades como Londres, más concretamente en el East London, de repente te encuentras una fachada gris sin personalidad con un pájaro gigante porque han llamado a un artista y le han pagado la intervención. Aquí yo creo el ayuntamiento está bastante tieso. Por ejemplo, hicimos varios diseños hace 5 ó 6 años para Navidad y los van reutilizando cambiándolos cada año de sitio, creo que es muy inteligente esa postura. Al volver a utilizar la instalación pero en otro sitio es como que le has cambiado un poco algo. Yo sólo agradezco al que me dé la oportunidad de hacer algo, no me gusta nada meterme con los organismos ni públicos ni privados ni pedir nada: que surge la oportunidad, genial. Mirar las cosas que me gustan porque las que no…¿para qué?

-Has participado en la transformación de un montón de edificios, stands, hoteles, empresas, etc. ¿Cuál es el que recuerdas con más cariño en la capital?
-Pues ayer mismo hicimos la entrega de la obra para unos abogados de la calle Velázquez 63. Es la propuesta que más me ha gustado, es como que me ha llegado ya de muy mayor, pero es la obra de mi vida en el sentido de que es un contenedor de estilo como de finales del XIX bastante clásico, lo que es el edificio, la arquitectura, las carpinterías y con un lenguaje muy moderno de mobiliario, propuestas artísticas, instalación e iluminación. Además me encanta porque tiene un súper jardín con unos muebles impresionantes. Hemos diseñado, inventado, dibujado y eso a mí me parece maravilloso y luego verlo hecho te llena muchísimo. Todos los que están en el estudio son muy jóvenes – como de veintitantos- y yo que soy senior a tope me encanta porque han sido alumnos míos a los que daba clase en el IADE. Me encanta ver sus caras de “¡pero qué bestia, si está hecho, qué total!”.

-¿Algún proyecto activo ahora en la capital?
-El edificio que te he comentado tiene 6 plantas y tiene un pabellón que eran las antiguas caballerizas que da a la calle Lagasca y estamos con ello ahora, en un mes lo entregamos.

-¿Algún edificio que sea tu favorito en cuestión de interiorismo?
-Un edificio que me llama mucho la atención es el Museo Reina Sofía, aunque tenga mala prensa por las historias de fantasmas- incluso se han hecho varios programas donde una señora podía hablar con ellos-. A mí esas cosas me flipan bastante. Luego por otro lado al ser un museo de arte moderno me parece muy interesante que tenga esas fachadas tan clásicas y tan racionalistas y que dentro tenga ese patio. Me gusta mucho la naturaleza incorporada a los edificios y todavía más en ciudades. En Madrid eso está pasando ya, cada vez somos más los que tenemos un huerto en casa o en la azotea.

-En Caixa Forum por ejemplo hay un jardín vertical…
-Son cosas que siempre suman, ves verde y se te alegra algo, al fin y al cabo es energía. Caixa Forum es uno de los edificios que más me gusta a mí. Me parecen increíbles la escalera y el acabado.

Por otro lado un lugar que me encanta es el Ritz, me veo muy clásica hoy, pero tampoco es que en Madrid haya gran nivelazo de modernidad. Quizás las torres del Real Madrid, pero no me gusta porque creo que se pasa más de moda. Me gustan las intervenciones que se hacen en Londres o en París porque añaden pequeños toques actuales a los edificios para que se note que estamos en “hoy”. Eso en Lisboa lo hacen muy bien. Aquí tenemos tendencia a hacer lo que se está haciendo en Canalejas, destrozar una cosa maravillosa para hacer dinero y quitar la historia, sin respetarla.

-Al igual que el Edificio de Plaza de España que está vacío por dentro esperando a que le den nueva vida…
-Es dramático… Madrid se está vendiendo entero, a precio de saldo además.

-Pero a la vez se hacen nuevos proyectos por la zona de Chueca, por ejemplo.
-Pero no hay esa política conservacionista que le da tanto carácter a la ciudad como tiene París o Lisboa. En esas ciudades todo lo que ves son fachadas respetadas con muchísimo diseño, vanguardia, actualidad. Hay mucha política de reutilización, conservación sin perder la actualidad. Respeto por esas personas que han estado antes que tú haciendo un trabajo muy serio.

-¿Un edificio que te gustaría reformar?
-El Palacio de Oriente, me encantaría cambiar la iluminación y darle un toque actual manteniendo el estilo y mobiliario, las telas, las colecciones, las carpinterías, etc. Me gustaría también hacer algo en la Plaza de Armas. Sólo con la iluminación cambiaría la cosa porque está fatal, realmente mal. Se han puesto a meter lámparas de bajo consumo y son espantosos la temperatura y el color, gris. Ahora mismo hay unos equipos de led que son un escándalo. Otro edificio en el que me encantaría hacer algo sería el Palacio de Cristal. Ahí se han hecho instalaciones muy curiosas utilizando espejos, arena, agua, trapos… se ha hecho de todo ahí, tiene muchas posibilidades.

-¿De qué color es tu Madrid?
-Es gris azulado verdoso. Es entre una mezcla de un turquesa y un verde celadón, por ejemplo. Es gris.

-¿Triste?
-No, no, a mí el gris me parece el súper color, es como el que resuelve todo, el más mágico. Todas las luces y los colores de alrededor le afectan, es un color lleno de vida.

Cuestionario

Dónde comer en Madrid: si tuviera que llevar a comer a alguien a algún lado, le llevaría a La Bola a comer un buen cocido.

Dónde disfrutar de Madrid: en el Retiro.

Dónde desconectar de Madrid: me iría a un hotelazo a desconectar, al Ritz.

Un barrio de Madrid: el barrio de las Letras.

Un consejo a alguien que no conoce Madrid: que no se pierda el Museo del Prado, que vaya todos los días un rato. Yo voy prácticamente todas las semanas aunque sea diez minutos. Es para freaks, pero sí, ir al Museo del Prado sin parar.

También te interesará

Déjanos tu e-mail para avisar de nuevas e interesantes conversaciones en El Madrid De: