Fernando, 27, periodista

Las obras interminables

Fernando es un apasionado de la sostenibilidad urbana, la movilidad y las infraestructuras. Acudo a tomar algo con él a la terraza de Santa Bárbara en la plaza del mismo nombre para ver si me aclara un poco el pasado, el presente y el futuro de las infraestructuras en Madrid. Y, claro está, del BiciMAD.

-¿Siempre has vivido en Madrid?
-Sí, nací en la clínica de Santa Cristina, al lado del pirulí, en el 87. Es la clínica donde estaba Sor María cambiando niños…hasta el 85, lo cual es inquietante, a veces miro a mi padre y a mi madre y me hago preguntas. Mi madre dice que siempre me ha gustado tanto la tele porque nací al lado del pirulí, probablemente por las ondas magnéticas.

-Cuando hablo con gente de Madrid encuentro dos tipos de personas: los orgullosos de ser gatos y los que dicen que nacieron aquí un poco como por casualidad. ¿Te encuadras en alguno?
-Creo que estar orgulloso de algo que no he hecho con mis propias manos no me parece gran cosa, aunque a mí me encanta Madrid. Es como estar orgulloso de tener los ojos verdes.

-¿Por qué Madrid?
-Cuando vives aquí creo que se te hace difícil vivir en un sitio más pequeño, me gusta vivir en un sitio del que no conozco todo, siempre hay algo por conocer o descubrir. Si no viviese en Madrid viviría en Barcelona.

-El otro día Paloma me decía una frase de su bisabuelo, “el día que acaben las obras en Madrid va a quedar muy bonito”. ¿La compartes?
-Siempre hay que mejorar y a veces se están haciendo cosas un poco difíciles de entender, por ejemplo que en Sol nunca esté un edificio sin andamios: no hay manera de hacer una foto de 360 grados en Sol sin un andamio. Y ahora la quieren volver a reformar. Yo tuve un plan hace tiempo que consistía en que, en un mes de Agosto, todos nos fuésemos de Madrid, lo arreglasen y volviéramos, es un poco rollo ‘Aquí no hay quien viva’, yo propongo unas vacaciones subvencionadas.

-Pero esto sería un poco como lo de los almacenes nucleares, que la gente igual no quiere una invasión de madrileños en su pueblo…
-Yo me imagino transportando a todos los madrileños como en un camión, algo así. Estaría curioso.

-¿Hay o hubo en algún momento visión a largo plazo de lo que se quería hacer con Madrid?
-Creo que haberla haila, pero cada uno tiene la suya y se van alternando en el poder. Además, el PP ha cambiado de líderes y como están peleados entre ellos, sufrimos sus consecuencias, como cuando Gallardón se enfadó con Aguirre y casi saca a Madrid del Consorcio de Transportes. Teníamos a Manzano, que era un señor de provincias al que le interesaba hacer túneles para coches, a Gallardón con su idea de peatonalizar una calle con granito de lujo y si no no se puede… y tenemos a Ana Botella, que por lo visto es tan consciente de su situación que se deja aconsejar bastante. Un punto a favor de ella.

– Estos días, con todo el tema de BiciMAD, me venía a la memoria una frase de la charla con Ícaro, que era “Madrid siempre sobrevive a sus gestores y es siempre mejor que sus representantes”. ¿Es posible evitar el desastre del alquiler de bicis?
-Nadie se cree la apuesta de Madrid por las bicis, ni ellos. Yo no soy partidario de meter carril bici por todas partes, porque se crea un gueto y no solucionas el problema del tráfico: cuando metes una bici entre los coches haces que el tráfico se calme y todo vaya mejor; creo que hay un término medio entre tratar a los ciclistas como niños y tratarlos como kamikaces, a veces los carriles bici son necesarios. La bici acabará llegando a Madrid a pesar del ayuntamiento y a pesar de la oposición, que con tal de zurrar a Ana Botella dicen cosas como que la estación de bicis del Paseo del Prado va a ahuyentar a los turistas. La política en Madrid es tan de bajo nivel que está aún por debajo de la política general.

-¿Lo que comentas de que la bici acabará llegando sí o sí a Madrid no crees que es complicado? Hablo por ejemplo de la fisonomía de ciudad comparada con Barcelona o Sevilla, que son ciudades más planas y con un decente servicio de alquiler de bicis.
-Las cuestas no son para tanto, hay ciudades por Europa con problemas peores, como que llueve todos los días o que su temperatura en verano es la de aquí en Invierno: siempre habrá pegas para ir en bici y al final en todas hay gente que va en bici. Madrid tiene cuestas pero siempre hay una ruta con menos cuestas, además por suerte las bicis son eléctricas, por lo que te cargas la única excusa que había, al ser eléctrica el hecho de subir cuestas se hace bastante bien.

-Relacionado con esto, ¿te crees la apuesta por Madrid Río con las bicis y la gente?
-Siempre he vivido cerca de la M30, en Carabanchel, y toda esa gente vivía de espaldas a la M30: aún a día de hoy si vas por allí te das cuenta que la vida del barrio estaba en la calle que no daba la M30 y las fachadas principales no daban a la M30. Ahora, de repente, muchos que tenían fachada trasera se han dado cuenta que dan a un parque. El resultado es muy bueno, pero, endeudar a una ciudad 30 ó 40 años me parece de un egoísmo tremendo porque unas personas lo hayan votado en 2003, es bastante tremendo. Siempre está lleno, ha muerto de éxito. Y todavía falta toda la parte del Calderón, donde parece ser que harán un lago pues solo pueden hacer equipamientos públicos.

-Hay algo que me fascina de Madrid: los planes míticos que siempre se han pensado, como la Gran Vía Diagonal para unir Plaza de España con la Glorieta de Bilbao o los túneles para llegar a Sol con un parking central. En Madrid siempre han existido planes bastante locos…
-Es muy tentador hacer planes en Madrid. Aquí se han hecho verdaderos desastres en favor del coche como el aparcamiento de la Plaza de Santo Domingo o el proyecto de parking en Sevilla. Yo cerraría todo el centro al tráfico rodado y con los aparcamientos subterráneos para residentes. Hay calles como Palma o San Vicente Ferrer que tiene fila de aparcamiento y una banda peatonal de medio metro donde no cabe una silla de ruedas: si hay sitio para coches debe haber sitio para los peatones.

-¿Cuáles son tus infraestructuras o estaciones favoritas en Madrid?
-Me encanta la estación de Chamberí, hay que ir. O la estación de Chamartín, que es preciosa y está muy bien pensada porque incluye espacio para futuras líneas de Metro, pensando a largo plazo. Algo poco habitual: por ejemplo en Metronorte no cabe un tren entero de la Línea 10 porque los andenes son más pequeños y se quedaría un coche fuera.

-En cuanto al transporte público, por ejemplo comparado con Barcelona, creo que estamos mejor en infraestructuras (en cuanto a llegar a más sitios), pero que en Madrid el movimiento es peor, por los transbordos y las tarifas..
-Todo ello viene de Gallardón, que hacía todo de cara a la galería para que quedase bien en las fotos. Hizo unas estaciones de Metro impresionantes, los metros diseñados por Pininfarina… pero luego te pones a rascar y ves que han llevado el Metro a localidades como Alcobendas o San Sebastián de los Reyes donde no se usa porque tardas menos en bus, con un transbordo en medio del campo. O Esperanza Aguirre con unos tranvías con paradas en medio de la nada, llamados Metro Ligero solo para presumir de que ha construído más kilómetros de metro que nadie…y al final los que lo pagamos somos nosotros. Por ejemplo, recientemente hemos vendido trenes a Argentina con precios irrisorios: trenes que pueden durar hasta 50 años y que vendemos con 15 años de antigüedad a precio de saldo para sustituírlos aquí por unos de principios de los 80, es ridículo. Hemos hecho Metro por encima de nuestras posibilidades. Todo el tema de ‘el derecho a tener Metro’, los barrios de primera y de segunda y demás. Ganaba las elecciones el que más Metro proponía, todos se lanzaron a proponer kilómetros de metro. Todo esto ha traído cosas malas, como que al tener Metro se baja la frecuencia de los autobuses por lo que tienen más transporte pero están peor comunicados, o que luego las estimaciones de viajeros se han hinchado totalmente para construír estaciones y eso hay que pagarlo ahora. Todos debemos hacer autocrítica, a mí no me gusta la gente que tira por el populismo de “Metro gratis” o “Metro hasta mi barrio”, el Metro tiene muchos gastos y la gente no quiere que se le suban los impuestos, aunque el Metro deba estar subvencionado.

-Y luego está el tema del patrocinio de Vodafone.
-Vodafone paga en Barcelona más de 4 millones de euros por patrocinar el Bicing, mientras que en Madrid son solo 3 millones por 3 años de impactos entre la Línea 2 y Sol, es un chollo para la marca…y aún así creo que no le ha ido bien a Vodafone porque conozco a gente que le ha resultado negativo hacia la marca. Tiene que ver con la imagen y no dar nada de utilidad a cambio al viajero, como dar WiFi por ejemplo. Por ejemplo, si el BiciMAD hubiese sido patrocinado por Vodafone desde el inicio pues sería más entendible porque das a entender que Vodafone te trae un servicio, pero en este caso, sin tener nada a cambio la gente no lo entiende y se enfada por ello. Con 3 millones de euros a una empresa que tiene 800 millones de deuda, lo cierto es que se queda corto para que repercuta en algo a los viajeros, como en las tarifas.

-¿Qué cosas harías si tuvieses un cargo en Madrid relacionado con infraestructuras?
-Me hubiesen cesado en pocos días, sería el más impopular. Hoy es una putada que te hagan responsable de infraestructuras, porque lo rentable es que cierres las últimas estaciones abiertas de Metro, así que a ver cómo le explicas a la gente que cierras estaciones que acabas de abrir. Peatonalizaría bastantes calles sin evitar demasiado gasto, por ejemplo con unas vallas y sin necesidad de usar el eterno granito. Segregaría los carriles bus en todas las calles que fuese posible y también en los accesos, me fastidia mucho cuando veo un autobús en un atasco del cual es la solución, no el causante: ves a la gente castigada por haber apostado por una solución de movilidad sostenible rodeados de personas que han decidido coger una máquina de una tonelada de peso para mover 70 kilos de casa a la oficina. No tiene ningún sentido. El coche nos está costando dinero a todos: en infraestructuras, en sanidad, en espacio público, en accidentalidad… que no paga con sus impuestos, que es un mito, no paga los suficientes para cubrir todo lo que le hace a una ciudad. Por tanto, habrá que incentivar el transporte público y desincentivar el transporte privado.

Cuestionario

Dónde comer en Madrid: Hay un sitio aquí al lado que se llama El Nueve. Comida casera y fantástica relación calidad/precio.

Dónde disfrutar de Madrid: Me gusta darme una vuelta por el centro: por La Latina, por Serrano, por Malasaña, quitando un poco las zonas turísticas de Sol y Fuencarral. Creo que es el ambiente madrileño de verdad. Me encantan además los barrios del extrarradio: el otro día me perdí por Puente de Vallecas y me sorprendió para bien. Me gusta ver las calles, la gente, las tiendas… creo que éso es Madrid.

Dónde desconectar de Madrid: En la Casa de Campo: te pillas el teleférico solo de ida, que te deja en medio de la nada, y disfrutas del ambiente. Me gustan también el parque Juan Carlos I y todas las zonas verdes de Madrid. Salvo el Retiro, que normalmente está bastante lleno y puede agobiar por momentos. Ni el Templo de Debod, le tengo manía y no sé por qué.

Un barrio de Madrid: Carabanchel, por Manolito Gafotas. Haber hecho éso me parece un detallazo por parte de Elvira Lindo. Manolito Gafotas es argumento suficiente.

Un consejo a alguien que no conoce Madrid: Lo primero, que en las escaleras del Metro se ponga a la derecha, porque si no te va a odiar toda la ciudad. Y que nunca compres un billete sencillo, el Metrobus siempre merece la pena, y más caro debería ser el sencillo porque es el billete que lo usa la gente ocasional. En Bilbao el billete sencillo se llama billete ocasional, transmite más el espíritu de ese billete. Y, por favor, nunca aceptes un caramelo de los muñecos disfrazados de Sol, porque te van a pedir dinero a cambio. He llegado a ver a una madre diciéndole que devuelva un caramelo a Mickey Mouse, es la situación más triste del mundo. Luego además es bastante triste porque a veces se sacan la cabeza y pierde la magia, deberíamos hacer como en Eurodisney, que tienen túneles por debajo para que vayan y no rompan la magia, desde aquí propongo la idea al Ayuntamiento, todo sea por la magia de no pagar licencias a Disney en la puerta del Sol. Un último consejo, si vas al Rastro vete a las calles de alrededor, no a las principales, donde venden minerales, libros al peso y cosas robadas. Ahí me compré un libro de Franco hablando de lo mucho que le gusta la libertad y la democracia dentro de un orden establecido, lo cual es fascinante.

También te interesará

Déjanos tu e-mail para avisar de nuevas e interesantes conversaciones en El Madrid De: