Analía, 25, periodista

Los que se fueron

Es cada vez más frecuente el fenómeno migratorio de muchos de nuestros jóvenes hacia el extranjero, en busca de mejores oportunidades laborales, más acordes a su formación. En esta ocasión quiero reflejar ese hecho y decido hablar con Analía, madrileña emigrada hace no mucho tiempo hacia Londres, donde trabaja en una startup de internet. Hablamos de la morriña y de las diferencias entre Madrid y una gran ciudad europea como Londres.

-Aparte de en Londres, ¿siempre has vivido en Madrid?
-He vivido en Tres Cantos, al norte de Madrid, pero también en Amberes y en Madrid ciudad.

-Al vivir fuera, ¿qué echas de menos de Madrid?
-En Amberes prácticamente todo, echaba de menos hasta la contaminación y los coches, se te hace muy pequeña acostumbrada a Madrid. Lo único bueno es que tenía un puerto de río y eso molaba mucho, pero lo cierto es que si querías un mínimo de ciudad te ibas a Bruselas. En Londres quizá echo de menos la vida en la calle, el hecho de salir sola y saber que me voy a encontrar a alguien en el minuto 1 y que tendré planes todo el rato porque conozco a la gente. Londres no es tan de calle, es más de entrar a sitios y no sueles ir tanto de un sitio a otro por la calle de madrugada. Salir en Londres, y la vida en general, es mucho más de barrio que Madrid: tienes todo a mano en tu barrio y no tienes necesidad de bajar al centro a por cosas de manera normal, vives en tu zona concreta de Londres.

-Si tuvieses que venderle a alguien en Londres la ciudad de Madrid, ¿qué es lo que más les llama la atención?
-Esta conversación la he tenido con algún compañero de la oficina que conocía España: la imagen que tienen los ingleses es la habitual, la imagen de Madrid y también de Barcelona es cañas, comida barata y Museo del jamón. Un compañero me decía que Barcelona es una ciudad más tranquila y quizá más europea, mientras que Madrid era una ciudad más loca, en la que al salir a la calle nunca paras y siempre encuentras algo abierto.

-¿Debería aprender algo Madrid de Londres? ¿El qué?
-Hay un tema que me llama mucho la atención, y que es la reutilización de espacios: aquí hay negocios hasta debajo de las vías del tren. Y sobre todo negocios montados por hipsters…

-Decía Ícaro en nuestra conversación que si algo debemos agradecer a los modernos es que hayan recuperado los oficios.
-Dos de mis comercios favoritos están debajo de las vías del tren, como en unos arcos, con espacios bastantes grandes, por ejemplo fábricas de cerveza artesanal. Pero también hay otros casos que me encantan como el de Climpson & Sons, que son una cafetería que empezó muy pequeñita que va en la línea de todas estas cafeterías independientes que en 2008 y 2009 empezaron a plantar cara a Starbucks, aunque la primera abrió en torno a 2005. Y luego esa moda llegó un poco a España: Toma Café en Madrid y Satan’s Coffee Corner en Barcelona están muy en contacto con Climpson & Sons. Tienen un local muy pequeñito y son rentables precisamente por eso, porque se gastan mucho dinero en la maquinaria y sirven casi todo para llevar. Seis años después abrieron al otro lado de la calle, debajo de las vías del tren, un espacio para tostar sus propios granos de café, a veces hacen cosas allí bastantes chulas. Ahora que ya tuestan y tienen su propio café lo suministran a otras cafeterías, como Toma Café o Satan’s Coffee Corner. Esa reutilización del espacio que crea negocio y economía es genial y es algo que sucede mucho últimamente en Londres y no en Madrid.
Por ejemplo, en Londres los mercados callejeros son fascinantes, como por ejemplo el de Bricklane: hay un parking que durante el fin de semana no funciona como parking y durante el fin de semana ponen muchos puestos de comida y así todo el rato en cada barrio. Además, cada vez hay menos gasolineras en la ciudad, por lo que a veces en algunos fines de semana montan festivales de comida en la calle en gasolineras que han cerrado. Eso es algo que en Madrid no existe en absoluto: está la Plaza de la Cebada, donde se han hecho cosas en los últimos años y que aquí es algo bastante normal. ¿Cuántos edificios vacíos hemos tenido en Plaza de España durante varios años? ¿Cuánto espacio sin aprovechar en Madrid Río o en la Plaza de la Luna hasta que llegó la gente de Triball? ¿Por qué los organismos locales no hacen nada con ello?

-Y todo eso, en cierta manera, es nueva economía.
-Claro, cada vez veo aquí más nuevos negocios de café artesano, de cerveza artesanal, de startups de todo tipo como por ejemplo de delivery de café fresco o de comida preparada. En la oficina cada semana recibimos café fresco, fruta fresca y cerveza artesana, todo de negocios locales que se dedican a hacerlo y de startups que se encargan de transportarlo.

-Por un lado me cuentas que el lado hipster y oficios está muy avanzado, ¿también el hábito y uso de internet respecto de lo local y lo móvil?
-Bueno, para empezar hay más habitantes en Londres que en Madrid, por lo que hay mucho más mercado para ello y es perfecto para testar cualquier tipo de aplicación móvil al tener mucha gente joven y con poder adquisitivo alto. A nivel de negocios de internet/estilo de vida el ecosistema es el ideal, tiene mucho sentido.

-¿Realmente intenta Madrid copiar a Londres en algunas cosas?
-Lo cierto es que en Londres sí pasan algunas cosas antes, como por ejemplo en medios o en Retail: el otro día conocí a unos chicos que trabajan con temas de analítica y métricas con tecnología de localización en supermercados y que tenían varios contratos en Reino Unido mientras que en España les costó mucho conseguir un primer cliente y ni siquiera se plantean España como un mercado importante a corto plazo.

-¿Qué sitio te llevarías de Madrid a Londres y viceversa?
-Me llevaría a Londres la Plaza del Dos de Mayo con todos los chinos vendiendo cerveza y me llevaría a Madrid los restaurantes turcos, que no hay demasiados y no son iguales.

-¿Cuál ha sido el último sitio que te ha sorprendido en Madrid?
-Quizá La Tabacalera, me parece un sitio increíble, porque las exposiciones están bien, suele estar vacío y el espacio está muy bien aprovechado. De los pocos ejemplos de aprovechamiento de espacio público abandonado en Madrid.

Cuestionario

Dónde comer en Madrid: Olsen, un escandinavo en la calle Prado realmente interesante y bueno, con una carta renovada con bastante frecuencia.

Dónde disfrutar de Madrid: La Plaza del Dos de Mayo. Sin duda alguna.

Dónde desconectar de Madrid: El Parque de las Vistillas.

Un barrio de Madrid: La Latina, pero en la zona concreta del Rastro y adyacentes. Sigue siendo el sitio, pero no es la Latina de la Cava Baja, saturada y demás. Es la Latina de los artesanos y los bazares.

Un consejo a alguien que no conoce Madrid: Que se suba al bus en la Línea 27, que recorre toda la Castellana, el Paseo del Prado y que se baje en Embajadores. Ves zonas muy distintas de Madrid.

También te interesará

Déjanos tu e-mail para avisar de nuevas e interesantes conversaciones en El Madrid De: